miércoles, 28 de noviembre de 2012

La tradición sigue viva en Portalén


Portalén, con niebla

Siempre que me preguntan cuál de los ‘50 lugares mágicos de Galicia’ es mi preferido, sin dudarlo digo Portalén (37), ya que se trata de un enclave único en el que la tradición dice que, en el mes de noviembre, esa ‘puerta’ sirve para conectar con el mundo de los muertos. Por ese motivo, siempre es un placer pasearse por las innumerables estaciones del Monte do Seixo, especialmente por Portalén.
Velas junto a la 'puerta'
Subí a primera hora de la tarde de ayer a O Seixo y vi dos cosas que no había observado en las anteriores visitas. Una es que la niebla le daba un aire distinto al entorno y ocultaba esos profanos aerogeneradores que pueblan el monte, a la vez que creaba una atmósfera diferente en el entorno de la puerta al más allá.
Pero lo que más me sorprendió es que el rito que se realiza en este lugar singular parece que sigue vivo. Había en Portalén restos de velas, como si alguien hubiese traspasado la puerta de granito y, del otro lado, hubiese seguido los pasos que marca la tradición de ofrecer a los fallecidos, antes de hacer la pregunta, una vela encendida.
No sé si realmente alguien fue a intentar escuchar la voz de algún difunto al otro lado de la ‘puerta’, pero no creo que haya velas por casualidad en este lugar mágico del Monte do Seixo. 
Seguramente el rito, en noviembre de 2012, aún sigue vivo.
Ya que hablamos de este monte mágico, no quería terminar sin recomendar dos libros que profundizan en la tradición de O Seixo. Uno de ellos es ‘Monte do Seixo, o santuario perdido dos celtas’, de Calros Solla; y el otro es ‘Deuses, mitos e ritos do Monte do Seixo’, de Rafael Quintía Pereira.

7 comentarios:

  1. pon al menos la posicion GPS ya que no pones como llegar al sitio ..

    ResponderEliminar
  2. Con explicaciones es complicado decir cómo llegar. La posición GPS es: 42º 28,39’ -8º 22,989’ (42,4731 -8,3831). Un saludo

    ResponderEliminar
  3. hola me gusta mucho tu blog y tus comentarios....soy una persona muy mistica y estos lugares me atren de por si siempre con el misticismo pagano claro...me atrajo en concreto el portalen y quisiera llegar a el de echo lo intente y no lo consegui...no tengo GPS.
    pero soy de la estrada un pueblo cercano y mas o menos conozco la zona de Cerdedo...estube buscando información sobre el monte seixc y me llevo allí...yo subi por la carretera que lleva al club de parapente que no se si es la correcta o no¡¡¡¡ de la gente a la que pregunte nadie me supo decir....por eso te pregunto a ti si tienes alguna pista para llegar te agradecería que me indicaras de forma sencilla.
    gracias

    ResponderEliminar
  4. Sigues los carteles del club de parapente hasta llegar a la subestación eléctrica que hay arriba de todo. Junto a ella hay una rotonda. Sigues la pista que va hacia el oeste durante un kilómetro. Te encuentras Portalén a la izquierda. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Si te guías bien con los mapas de Google, entra en Google Maps y pega esto en la barra: 42.4731 -8.3831
    Te indica el lugar donde está Portalén. Espero que te sirva. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Sin ánimo de molestar, mucho menos de ofender, me dejaría de misticismos pretéritos con mucho de foráneo que se arrastran innecesariamente y poniendo los pies en el suelo me decantaría por la verdadera y concreta situación de tan bello lugar. Si para nosotros supone un excepcional sitio, más supuso para los pobladores anteriores que no andaban aún con derivados y tergiversados ritos en los que aún no cabía tal mezcolanza. El lugar y del alto lugar deberíamos ver su orientación que, aunque la naturaleza ya había predicho se pueden encontrar semejanzas tantas como la situación que para la tribu poseedora suponía tener como referencia; suponía estar emparentado con la misma roca, el lugar y por sus extraordinarias características ser punto para todo oteo desde el que divisar cualquier intrusión enemiga o no. O vigilando desde el poder propio para reuniones en los que los clanes debatían los hacendosos días de cazas, recolectas y otros variados asuntos, además de las diminutas circunstancias que sobre sus cabezas iban pasando cada día, cada noche.
    Los enterramientos están bien y cada uno escoge los que mejor vienen en gana, bien por el lugar apartado o por sus singularidades que no son pocas.
    Sigo en mis trece, y sin ofender, comenzaría ya a dar de lado tanto misterio baldío que no conduce a nada más que a seguir confundiendo lo que es bastante más real y separar la punta idealista salida de la esperanza que todo familiar desea para su bien preciado muerto. Esperanza que el hombre neandertal nos dejó escrita y sugerida en cada vez más en enterramientos que, poco a poco, van apareciendo y dejan rastro de una actividad mucho más concreta. Pues como dijera Hume, el hombre está lleno de sentimientos mediante los que se conmueve depositándolos en el ser que se le desvanece y se aleja; intenta así ver una esperanza para su recuerdo, donde no hay, que gozará de bienes eternos. Pero este antepasado, incluso otro, nos ha demostrado que ciertos seres nunca fueron existentes. ¿Entonces por qué no buscar el verdadero sentido que da lugar, sólo, a reconocer en estos penedos y lugares como hitos de propiedad? Entonces hubiera sido más fácil que los aerogeneradores no se hubieran colocado ahí, por mucho viento que haga y sí lo hicieran en el tejado del cacique al que, desgraciadamente, le hemos dejado al cuidado de nuestras tierras; patrimonio general que ahora produce relativos dividendos y sigue alimentado supersticiones de difícil destierro.
    El lugar supone, ya sólo por sus escultóricas rocas, un punto característico para delimitar cuál era la frontera y territorio de sus pobladores; de ahí a poder contactar con lo inexistente hay un infinito océano de estrellas que se posicionan por entre sus micas en todas y cada una de las noches.
    Saudade e Ceibedade.

    ResponderEliminar
  7. Son de Vigo e nunca escoitara falar deste sitio!

    ResponderEliminar