sábado, 9 de enero de 2016

96. El Jesús de A Corticela

Un hombre deposita un pedido en la imagen
Visitamos en esta ocasión la capilla de A Corticela, integrada en la Catedral de Santiago. Se trata de un antiguo oratorio que fue destruido en el siglo IX por Almanzor y reconstruido dos siglos más tarde. Aunque en un principio estaba separado de la Catedral, posteriormente se integró en el templo. Se puede acceder por un pasadizo situado en el crucero norte.
En el tímpano tiene una representación de la adoración de los Reyes Magos, pero lo que nos interesa está entrando a la izquierda. Se trata de una representación de Jesús en el Huerto de los Olivos, hecha en granito policromado y que data del siglo XV.
La imagen en cuestión es famosa por las peticiones que se le realizan, especialmente jóvenes y estudiantes. Tantas, que en la parte inferior tiene un pequeño cesto de mimbre donde se colocan los papeles con los pedidos. Según hemos visto en varias ocasiones, los devotos dejan caer los papeles a través del hueco que forman los brazos de Jesús y apuntan para que el pedido caiga sobre la cesta, como una forma de reafirmar que el deseo se cumplirá.
Tumba sueva y pila bautismal
Es uno de los pocos ritos que aun se pueden realizar en el interior de la Catedral, desde que la columna del Pórtico de la Gloria está vallado y no se puede tocar (antes se pedian cinco deseos apoyando una mano en un hueco donde caben los cinco dedos).
En la misma capilla de A Corticela se puede ver una de las tumbas más antiguas del templo, de la época sueva. Este espacio de oración está dedicado especialmente a los extranjeros y los peregrinos, que oían misa en este recinto.
También llaman la atención las campanas del exterior, protegidas por vallas de hierro, lo que le impiden que cumplan con su función.

No hay comentarios:

Publicar un comentario