lunes, 8 de julio de 2013

74. Cambre, la hidria de Caná y los templarios

La iglesia de Santa María de Cambre es una visita recomendable por muchos motivos. Como templo románico (siglo XIII), tiene numerosas singularidades que destacan los estudiosos del arte y la arquitectura, como el rosetón, los motivos de sus capiteles y por seruno de los pocos templos con deambulatorio de Galicia.
Pero que hoy visitamos, en consonancia con la temática de este blog, es una pila bautismal que se encuentra entrando a la izquierda. Tiene un metro de alto, es de piedra calcárea y está adornado con motivos florales, espirales y erpresentaciones religiosas. Pero lo que nos interesa son dos cosas. Una es su "historia" legendaria y la otra los poderes curativos que se le atribuyeron, que -como veremos- provocaron su erosión y deterioro.
La pila en cuestión es, según la tradición una de las siete hidrias de Caná, es decir, uno  de los recipientes en los que, según el relato bíblico, Jesús transformó el agua en vino durante las bodas de Caná.
Este hecho lo convierte en una reliquia que, para más importancia, estuvo relacionada con el propio Jesús. Pero, ¿cómo llegó hasta Cambre?
Santa María de Cambre
Una teoría dice que fueron los monjes benedictinos los que la trajeron de Palestina. Otra teoría atribuye al noble gallego Fernando Pérez de Traba, que estuvo en dos ocasiones en Tierra Santa y fue quien introdujo a los templarios en Galicia. Y la tercera es precisamente que fueron los monjes guerreros de esta orden los que trajeron al Norte de Galicia esta pila. Esta es la teoría más mentada por los vecinos, ya que a escasos dos kilómetros se encuentra Santa María do Temple.
Quizá influyó en todas estas teorías la idea de que no tenía el estilo artístico local, lo que afianzó la idea de que fue traída desde otras latitudes.
Sea cual fuera su origen, en el sentir popular se afianzó la idea de que se trataba de una reliquia bíblica, por lo que se le atribuyó cierto poder.
En la actualidad, la Hdria de Caná se encuentra bastante deteriorada. Le faltan las asas y está rota en diferentes partes. Es que, como objeto poderoso, podía curar o proteger de enfermedades. Eduardo Pérez Hervada, en su libro 'Curanderismo y superstición', relata cómo al sonar nueve campanadas de la iglesia, debía rasparse la hidria y el polvillo se mezclaba con aceite y determinadas hierbas. Con el ungüento resultante se frotaba la piel de las mujeres embarazadas.
En 1675, el abad de San Martín de Santiago habría reclamado para sí la hidria de Cambre, pero un amotinamiento de los vecinos impidió su traslado.
El polvo de determinadas piedras, consideradas reliquias o rocas sagradas, se realiza en otras localidades de Galicia y Norte de Portugal, que ya iremos visitando en este blog.
La iglesia se encuentra frente al Concello, muy fácil de encontrar en Cambre.

GPS: 43,292152  -8,34437

3 comentarios:

  1. No le veo interés alguno a esa pila más allá del artístico y de la edad. Cómo siempre la tradición ignorante, no podía ser de otra forma, añade incongruencias a lo que aún no teniendo fundamento alguno se empeña en ser alimentada por curas y seudoeruditos (farmacéutico, alcalde, picapleitos, cabo del puesto de la guardia civil)que van poniendo su granito de arena a algo tan tonto como el cuerno de un rinoceronte. Claro que si a todo esto añadimos el ambiguo dicho de lo que se come se cría pues de ahí se deduce la particularidad de raspar elementos minerales a la propia piedra calcárea ya que algunas sales sí tendrían algo de sentido; el ganado también lame algunas lajas que en las aldeas instalaban en las paredes bajas a la entrada de las cuadras.
    Lo que sí es inhabitual, y de ahí el origen de su periplo y tribulación que, tal vez, incitó a crear la mentira de su leyenda es el origen diferente respecto a los materiales de construcción típicos.
    Uno de los problemas que añaden tanto tópico y falacia es la falta de rigor y de acostumbrar a las gentes del lugar a hacerlos creer que tienen uno de los objetos que tuvo relación directa con el fundador de su religión y, suponiendo que en algún momento hubiera sido cierto teniendo en cuenta que el único, casi, que algo relató sobre ello fue el tal Fabio Josefo, esto lo convierten en reliquia o talismán que lo único para lo que vale es para producir una falsa apariencia de ser más que otros de los alrededores; soberbia pura y dura, falso patriotismo, cómo los del pp.
    Lógicamente el uso, en este caso, de la palabra o eufemismo interesado de haberlo llamado siempre hidria es tan vanidoso como que su uso era decir que representaba mucho más de lo que podía servir una pila bautismal. Hidratar hidratan ambas; la pila, además, añade nombre a aquellos que los lavaban allí y ésta además solo tiene una referencia más rimbombante.
    No me paro sobre la cábala de las nueve campanadas pues ése es otro tema tan descabellado como todas las creencias que si tenemos en cuenta que pocos eran los que en el Medievo tenían cultura ya tenemos aclarado el inicio de tanta tergiversación histórica.
    Pues eso, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lucidez mental es apabullante , ¡ que gran despliegue de sabiduria ¡ , ¡ que gracioso y sencillo uso del castellano ¡
      Creia hasta ahora que eran meras leyendas las menciones a personajes tan preclaros y gallardos como tu persona pero ahora compruebo con profundo estupor y reverenciosa admiración que es una patente realidad .

      Eliminar
    2. ¿' ?
      ¿Me puedes decir a qué viene eso, tu respuesta?
      Que un comentario sea racionalista y sin ataduras supersticiosas-religiosas, no necesariamente con lleva una irónica respuestas...como la tuya.

      En fin, feliz año; sólo eso.
      Saludos :)´

      Eliminar