sábado

52. Santuario de las Apariciones de Pontevedra

Entrada al santuario en la calle Sor Lucía
En el centro histórico de la ciudad de Pontevedra se encuentra uno de los más recientes santuarios marianos de Galicia, en el que residió la mayor de los videntes de Fátima, Lucía dos Santos, y en el que habría tenido una de sus numerosas visiones místicas. En un principio iba a incluir esta visita en 50 lugares mágicos de Galicia, pero lo desestimé por darle preferencia a lugares más tradicionales y menos ortodoxos. Este santuario es muy visitado por devotos católicos, tanto que se organizan rutas relacionadas con los milagros de Fátima en la que se incluye este lugar. 
Tras las apariciones en 1917 en lo que hoy es el santuario de Fátima (Portugal) y la muerte de los dos videntes más pequeños (los hermanos Francisco y Jacinta Marto) Lucía dos Santos se vio forzada a ingresar en un convento. Durante su estancia en Galicia, en Pontevedra y Tui, protagonizó varias apariciones exclusivamente particulares y escribió el texto del polémico secreto. 
El Santuario de las Apariciones de Pontevedra está situado en el casco antiguo de la ciudad, en una estrecha calle que -como no podía ser de otro modo- lleva el nombre de Sor Lucía. En la segunda planta de este antiguo edificio estaba su celda, donde tuvo lugar la presunta aparición el 10 de diciembre de 1925. Hoy en día está acondicionada como una pequeña capilla, con bancos para la oración y algunas imágenes. Pintada en la pared hay una reproducción artística de la aparición.

Grabado en el interior 
del santuario
Según describe Lucía en un texto que está publicado junto con sus memorias, la virgen se le apareció en su celda, en compañía de un niño que estaba suspendido en una nube. La virgen le puso una mano en el hombro, al tiempo que le mostraba la otra mano donde tenía un corazón cercado de espinas. 
“Ten compasión del corazón de tu Santísima madre que está cubierto de espìnas que los hombres ingratos continuamente le clavan”, le habría transmitido el niño. La ‘Virgen’ continúa pidiéndole a la joven Lucía que se le rece el Rosario y que se cumpla con otros ritos católicos. Un contenido y una estética que sigue el patrón de lo que fueron las apariciones de Fátima divulgadas por la iglesia. La vidente vivió otras apariciones en febrero de 1926, donde se le aparecería el Niño Jesús y le aconsejó sobre cuestiones del cielo y la tierra. Otra apariciones en tierras gallegas ocurrieron en junio y julio de 1929, mientras estaba en el convento de las Doroteas de Tui. En esta ocasión el mensaje se centraba en Rusia y sus supuestas herejías.Sobre las apariciones de Fátima escribí un amplio capitulo en Santos Famosos y otras extrañas devociones en el que se describen todos los detalles de las apariciones de Cova de Iria y sus trasfondos y críticas. 
El santuario pontevedrés, en los últimos 75 años, ha recibido más de doce millones de visitas.

Cómo llegar
Desde la Praza de España, en el centro de la ciudad, está perfectamente señalizado. La calle Sor Lucía está en el casco antiguo de Pontevedra.


Quizá te interese también:
78. Las apariciones de Fátima en Tui



En mi blog Galicia Sobrenatural hay un artículo sobre otros milagros atribuidos a la Virgen de Fátima:
Los milagros de Fátima en Galicia

5 comentarios:

  1. desde que tengo tu libro viene conmigo a todas partes!! no puedo parar de leerlo!

    sobre el santuario de las apariciones aunque he pasado mil veces por el no sabia que había vivido ahí Sor Lucia! un día de estos me acercare por allí para verlo ahora con otra mirada!

    muchas gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Disculpa, no había visto tu comentario. Me alegro que te guste mi libro. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Las apariciones de Fátima en Tui:
    http://lugaresmagicosdegalicia.blogspot.com.es/2013/10/78-las-apariciones-de-fatima-en-tui.html

    ResponderEliminar
  4. Estando muy cerca de allí con unos familiares Pontevedreses, luego del almuerzo,esa estrecha calle tuvo una especie de llamado sobre mí, y empecé a caminar, sin saber donde me dirigía, hasta encontrar la puerta de la Capilla, y allí descubrí lo que relatas, y conmigo llegaron mis acompañantes, ninguno creyente, pero respetuosos de mi emoción. Subí a rezar a la Capilla del 2do. Piso, sin saber que había sido la celda de Sor Lucía. 🙏🙏🙏🌹

    ResponderEliminar