domingo, 2 de abril de 2017

10 Milagros, leyendas y curiosidades del Camino Portugués

De los 278.041 peregrinos que hicieron el Camino de Santiago en 2016, casi el 20% eligieron el itinerario portugués, es decir, el que sigue un recorrido de sur a norte, generalmente desde Tui a Compostela. Esta cifra va creciendo año a año (es el segundo itinerario tras el Camino Francés) porque muchos peregrinos se decantan por esta segunda opción tras hacer el primero. 
En base a los lugares recogidos en el libro y en este blog, hemos hecho una pequeña guía para el peregrino que siga esta ruta, en la que se destacan algunos de los milagros, leyendas y curiosidades de este recorrido. Buen viaje.

1. - Empezamos en Tui. Saliendo de la zona urbana en dirección norte se encuentra la capilla de Rebordáns. En su interior se encuentra una imagen que guarda una leyenda milagrosa. Dice la tradición que había una piedra que unas jóvenes, al pasar junto a ella, la arrojaban al río Miño, pero al día siguiente volvía a su emplazamiento original. Se consideró ese hecho como un designio divino, por lo que la piedra se utilizó para esculpir la imagen que se venera en el templo de Rebordáns como la Virgen del Camino.



2. - Siguiendo más al norte, donde se termina el municipio de Mos, cerca de la iglesia de Santiaguiño de Antas, hay un antiguo miliario romano (capítulo 11) que hoy marca los límites de las parroquias de Guizán, Louredo y Vilar. Fue levantado en tiempos de Trajano y marcaba 18.000 pasos desde Tui por la calzada XIX. Lo curioso de este poste ocurrió hace poco más de cien años, cuando intentaron llevarlo a Pontevedra para custodiarlo en el Museo. Los vecinos se negaron porque concedían a esta piedra propiedades fertilizantes para las personas que realizaran el acto sexual junto al pequeño monolito, práctica hoy olvidada, pero recogida por la prensa de entonces y por la memoria de algunos moradores.

3. - Al final el núcleo urbano de Arcade, el peregrino debe cruzar un puente medieval –Ponte Sampaio- en el que se recuerda una importante batalla de los gallegos contra las tropas napoleónicas, hace ahora más de 200 años. Sobre este puente se realizaba un rito llamado “bautismo anticipado”, en el que un padrino ungía con agua del río al bebé cuando aún estaba en el vientre de su madre, con el fin que garantizar que la gestación llegase a buen término (capítulo 21).
4. - Entrando a la ciudad de Pontevedra, el viajero deberá llegar al santuario de la Virgen Peregrina. Además de estar dedicado a los viajeros, la planta del edificio tiene forma de vieira, símbolo de los peregrinos a Santiago. Llama la atención que en la fuente que preside el atrio hay una representación de Hércules venciendo al león de Nemea, en uno de los trabajos. Pero el verdadero significado de esta representación es que se trataría de Teucro, fundador mítico de la ciudad y uno de los protagonistas de la guerra de Troya (página 225).










5. – Saliendo de la ciudad, tras cruzar el puente de O Burgo, el peregrino pasa cerca de la finca bendita por el apóstol Santiago, ubicada en la calle A Santiña. Dice la tradición que en este lugar los frutos maduran antes. No se puede visitar salvo el día de la romería, el 24 de julio.

6. – La siguiente parada es Caldas de Reis. Tras cruzar el río Umia, unos metros a la izquierda, hay una fuente de aguas termales donde el peregrino puede beneficiarse de sus propiedades curativas. Por lo menos así lo creían los romanos, que sostenían que quien calentaba las aguas y las dotaba de propiedades beneficiosas era el dios Edovio. En las excavaciones se encontraron al menos dos aras votivas que mencionan a este dios, depositadas por usuarios que se beneficiaron de sus dones. La reproducción de una de ellas se puede ver en lo alto del balneario que está junto a la fuente.

7. - El Camino Portugués pasa, antes de llegar a Santiago, por Padrón, localidad donde habría desembarcado el cuerpo del apóstol. En la iglesia que está junto al río Sar, debajo del altar mayor, se puede ver el “pedrón”, roca que –según la tradición- sirvió de punto de amarre para la barca que traía los restos del discípulo de Jesús (capítulo 41).





8. – Un poco más adelante en el camino, en Iria Flavia, es obligado visitar la iglesia de Santa María, donde se encuentran un buen número de tumbas de obispos de los primeros años de la iglesia en Galicia. Aunque no se puede ver más que tras las rejas, junto al altar mayor se encuentra la tumba de un obispo cuyo cuerpo se mantuvo incorrupto. Antiguamente se realizaban ritos curativos junto a este cadáver(capítulo 40).



9. –Siguiendo rumbo a Compostela, al peregrino le sorprenderá el Santuario da Escravitude. No solo por el curioso nombre, sino por lo imponente que se levanta en una zona rural, junto a la carretera principal. Aunque hay varios hechos milagrosos en torno a este templo, debe su nombre a que un peregrino que quería curarse de una grave enfermedad, bebió de las aguas del manantial que está debajo del templo y se liberó de la “esclavitud” de la enfermedad (capítulo 30).


10. -Entrando en la ciudad de Santiago, pocos metros antes de llegar a la Catedral hay una fuente y un pequeño oratorio dedicado al Apóstol. Dice la tradición que allí bebieron los toros que trasladaron el cuerpo hasta llegar hasta donde hoy se encuentra el templo (página 185).