sábado, 26 de octubre de 2013

79. Sanxenxo, la Pedra do Santo



Foto: Rafael Quintía
'Sangenjo’ es una poco afortunada traducción al castellano de Sanxenxo, localidad de la comarca de O Salnés que debe su nombre en realidad a San Ginés, uno de los mártires cristianos muertos en la época del emperador Diocleciano.
La conversión de este santo al cristianismo es bastante curiosa. Ginés era actor y participaba en una parodia del bautismo cristiano para entretenimiento del mandatario romano. A él le tocó el papel de enfermo que recibía el agua con el que los seguidores de Jesús se convertían a la entonces nueva fe. Una vez terminada la escena, Ginés fue vestido con ropajes blancos, a la usanza cristiana. Para terminar la parodia, el emperador mandó traer una imagen de Venus para que la adorase. Pero el agua había transformado realmente al comediante y espetó una arenga a Diocleciano y a todos los que presenciaron el acto, declarándose iluminado por la nueva fe y convidó al mandatario romano a que siguiera las enseñanzas de Jesús.
Envuelto en cólera, Diocleciano ordenó todo tipo de tormentos para Ginés, de los que salió indemne, hasta que finalmente fue decapitado.
La piedra, a día de hoy, cubierta por las plantas
Como ocurrió en otros lugares de Galicia y de la Península Ibérica, leyendas locales relacionadas con el paso de los mártires por diferentes localidades, toleradas por las autoridades eclesiásticas, sirvieron para cristianizar lugares paganos con mayor facilidad. Es el caso que nos ocupa, ya que la presencia de San Ginés en Sanxenxo cuenta con una historia local que sitúa el lugar de su decapitación en la entrada de Padriñán. Allí hay una piedra de casi un metro de alto que marcaba la entrada a la aldea y que cuenta con diferentes grabados cruciformes, de herradura y cazoletas. Se trata de un menhir del que la tradición dice que marca el lugar exacto donde el santo fue ejecutado. También se cuenta que en la piedra se puede ver el rostro de Ginés y es conocida como Pedra do Santo o Pedra de San Xinés.
Aunque incluso tiene una placa que recuerda que se trata de una piedra que la leyenda vincula con San Ginés, cuando la visitamos hoy se encontraba completamente cubierta por las plantas.

Cómo llegar
Desde Pontevedra, siguiendo por la carretera provincial PO-308, en el centro de la villa hay un desvío a la derecha que indica Padriñán. A menos de un kilómetro, antes del hotel Augusta, hay un pequeño jardín triangular a la derecha de la carretera, en un cruce, donde se encuentra la piedra.

GPS: 42.404567,-8.805757

2 comentarios:

  1. Así que o Concello pretende cargala do misterio necesario para que pase á categoría de "ocultista"... A quen se lle ocurriría deixala cuberta polo axardiñado.

    ResponderEliminar
  2. Así están as cousas e así se cuidan. Grazas polo teu comentario. Un saúdo

    ResponderEliminar