viernes, 16 de octubre de 2015

95. Aldán, la cama del demonio



La mayoría de las tumbas medievales que hay en Galicia guardan leyendas vinculadas a santos, generalmente el que preside la parroquia o la ermita más cercana. Se asocian a personas santas y, por lo tanto, en muchas ocasiones hay una tradición de poderes curativos o se realizan ritos relacionadas con la sanación. En el libro incluyo, por ejemplo, la tumba que está labrada en una piedra junto a la ermita de A Xestosa (Covelo-Pontevedra) o la de San Vicente de Ponte Caldelas. 
Pero en esta ocasión visitamos una que, por el contrario, no está relacionada con un santo sino con un demonio: la cama de Aldán, en Cangas..
Conocida como la ‘Cama do Demo’ o la ‘Cama do Xudeu’, se trata de una tumba de la Alta Edad Media, ubicada en la parte superior de una gran mole de piedra de más de 20 metros de altura. La roca se encuentra en la carretera que une Aldán y Bueu, frente a la Casa-Torre de Aldán y junto a un antiguo palomar.
La leyenda sitúa al propio demonio o a un judío como inquilino de esta tumba, que la usaría como lecho para acostarse, cada sábado, con una mujer diferente y así tener un hijo por semana.
En clave histórica, el sepulcro sería el del primero de los Aldán, que habría sido un normando emparentado con los reyes suevos.
Piedra sobre la que se asienta la tumba
En todo caso, la gran piedra sobre la que se asienta la tumba muestra signos de haber sido trabajada y es posible que hubiese alguna construcción en la parte superior. 

Cómo llegar
La gran roca donde está excavado el sepulcro está sobre la carretera Bueu-Aldán, en el cruce con la calle Obispo Cerviño. A pocos metros está la iglesia de Aldán y el centro de salud. Para subir a lo alto de la roca, hay un acceso por la parte posterior, junto al palomar.

GPS:  42.278590, -8.815121