miércoles

111. Santa Comba das Pías, cura para (casi) todos los males

Siempre digo que muchos de los lugares donde se venera a Santa Comba son enclaves mágicos, donde la religiosidad cristiana se entremezcla con ritos y creencias paganas. Y aunque todos están dedicados a Columba -hay varias santas con ese nombre en el santoral católico-, en Galicia se asocia a Comba con un personaje casi mítico, que antes que santa fue bruja. Dicen las leyendas que participaba en aquelarres y otras cosas propias de las brujas, hasta que se encontró a Jesús en un camino. A partir de ahí adoptó las virtudes cristianas y se hizo santa.
El santuario de As Pías (Sobrado dos Monxes-A Coruña) cumple con los requisitos: piedras, árboles, aguas, e incluso la campana, son elementos mágicos en este lugar. Veamos.

El santuario


Carballo con la cruz y oratorio
Santa Comba das Pías está emplazado en un recinto muy amplio, con una gran carballeira y pocas casas en los alrededores. Un lugar ideal para situar un santuario. Si bien la iglesia es muy austera en su arquitectura, llama la atención un oratorio con la imagen de la santa que está cerrado con rejas, sobre las que cuelgan flores, medallas y otras ofrendas. Todo este conjunto, así como algunos de los cruceiros del entorno, fueron construidos a finales del siglo XVII y principios del XVIII. Por esas fechas, la fama del lugar se vio potenciada por una bula del papa Inocencio XII, dictada en 1696, que otorgaba a los asistentes el jubileo perpetuo.


El carballo, la cruz y la pila

No
 pasa desapercibido un carballo centenario que tiene una "pía" rectangular de piedra a sus pies y que, en el tronco, tiene una llamativa cruz grabada. Es uno de los lugares donde se realiza uno de los muchos ritos de protección y sanación. 
Para cumplir con el rito, el devoto debe llenar primero la pila que está al pie del árbol con agua de la fuente santa. A continuación debe dar nueve vueltas al árbol y, en cada una de ellas besar la cruz grabada en el tronco y rezar un Padre Nuestro y hacer la señal de la cruz. Es necesario completar el rito para agradecer un favor concedido o para pedir alguna gracia.
Mucho más concretas son las propiedades de la campana, otra de las protagonistas de este santuario.


La campana, con los dientes


Si el devoto necesita solucionar un problema relacionado con las muelas o los dientes, la campana de Santa Comba das Pías es el lugar que marca la tradición. No es muy grande, lo que casi se agradece, debido a que todo "milagro" requiere una penitencia a cambio. En este caso, al que sufre de un dolor de dientes, debe hacer sonar la campana asiendo la cadena que está junto a la puerta principal.Que nadie se piense que este es un rito perdido desde que existen los dentistas. En mi última visita tuve oportunidad de charlar con personas que habían realizado este curioso ritual.
El agua de la fuente es otro de los elementos del santuario al que se le atribuyen propiedades beneficiosas. Y es -en todo caso- más agradable que el rito de la campana.



Agua para curar cabeza, garganta, vista y piel


Un pequeño sendero que parte desde el templo conduce a la fuente, situada en una cota más baja. En realidad, a casi todas las fuentes que están en un santuario se le atribuyen propiedades curativas, pero la de Santa Comba das Pías tiene amplios usos, que completan los anteriores. Así, la tradición recomienda beberla o mojar con un paño la zona afectada para sanar males relacionados con la cabeza, la garganta, la vista o la piel. Es frecuente ver junto a este manantial, como en otros muchos considerados milagrosos, pañuelos o telas secándose junto a la fuente, ya que cuando el paño que se utilizó para la curación se seque, el mal estará erradicado, según la creencia.







También puedes visitar otra iglesia relacionada con Santa Comba en:



No hay comentarios:

Publicar un comentario