viernes, 24 de agosto de 2012

60. La ‘espiritada’ de Gonzar


Miniatura de Josefa de la Torre - Museo de Pontevedra
En la parroquia de Gonzar (concello de O Pino), cercana a Santiago de Compostela, aun resuena la historia de Josefa de la Torre, conocida también como la ‘espiritada’. Se cuenta que esta mujer, que vivió a mediados del siglo XIX, habría pasado los últimos treinta años de su vida sin probar más alimento que la comunión que recibía los domingos.
Su cuerpo se encuentra en el cementerio local y su casa fue motivo de peregrinación para muchos devotos que hacían el Camino de Santiago.
Según un informe redactado en 1838, a petición del entonces arzobispo de Santiago, Rafael de Vélez, la ‘espiritada’ de Gonzar sufrió una enfermedad que le llevó a dejar de comer, hasta el punto de quedar postrada en una cama con las piernas encogidas de forma irreversible.
Fue considerada santa para algunos de sus congéneres, hasta el punto de que la Iglesia tuvo que prohibir las peregrinaciones que numerosos fieles realizaban hasta su casa, que no quedaba demasiado lejos del Camino de Santiago. Para otros, la ‘espiritada’ era sencillamente una mujer poseída por demonios.
Tal fue el escándalo que se montó en torno a la supuesta santidad de Josefa de la Torre, que el ejército llegó a prender fuego a la vivienda para probar que se trataba de un fraude, pero la mujer no se movió, por lo que los mismos soldados apagaron las llamas.
Iglesia de Gonzar
Un siglo y medio después, un nutrido grupo de investigadores -entre los que figuraban médicos, teólogos, antropólogos e historiadores- se reunió en los salones del Museo do Pobo Galego para debatir sobre este insólito caso de anorexia, motivada no por cuestiones estéticas sino por el fanatismo religioso de la protagonista. Los expertos reunidos en Santiago de Compostela barajaron la posibilidad de que se tratase de un tipo de anorexia extrema llamada inedia, aunque algunos de ellos se mostraron escépticos y no descartan la posibilidad de que Josefa de la Torre pudiera alimentarse a escondidas. 
Para llegar a Gonzar, está señalizado desde la carretera que une Santiago con Lugo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario