jueves

112. A Cruz da Graña, el cruceiro giratorio

Imagen de Santa Bárbara en el cruceiro
Circulando por la carretera LU-P-5404 en dirección norte, poco después de pasar Zarro de Pedro y antes de llegar a A Graña de Chao de Fornos, justo cuando el vial hace un cruce con sendas pistas de tierra, se encuentra el cruceiro conocido como A Cruz da Graña. Se encuentra junto a una cancela de entrada a una finca y, en principio, no tiene nada de especial: de un lado la imagen de Cristo crucificado, como tantos otros, y del otro vemos una representación de Santa Bárbara. Esta santa conjuradora de tormentas nos alerta de cuál podría ser la utilidad de esta escultura, pero hay más.

La parte superior de la cruz está construida de modo que puede girar según se desee. Así, los efectos beneficiosos que se le atribuyen al cruceiro se pueden apuntar hacia donde se desea con solo girar la talla. Esta curiosidad, ejemplo de funcionalidad práctica llevada al terreno de las creencias, no es habitual.

La primera vez que lo vi me recordó, en primer lugar, a otro cruceiro ubicado en el otro extremo de Galicia, en O Son, junto a la iglesia de Pedrafurada. En este lugar no es la cruz la que se puede mover, sino la imagen que está dentro de una hornacina ubicada por debajo de la cruz de piedra, que debe girarse hacia el sur para atraer la lluvia.


La funcionalidad práctica del cruceiro de A Graña podría tener alguna semejanza con los "esconjuraderos" que existen en Aragón, y que también acogen imágenes religiosas para deshacer las tormentas, que se giran en dirección a la tempestad.

Pero, ¿se sabe quién construyó el cruceiro de A Graña de Chao de Fornos?

La historia no está exenta de leyendas. Se dice que lo construyó el dueño de la Casa Grande da Graña, un hombre llegado de Quiroga a este rincón de A Fonsagrada y que tenía los planos de un tesoro, con los que había construido su fortuna.

Coordenadas: 43.280297 -7.117687

Otro cruceiro de leyenda:

No hay comentarios:

Publicar un comentario