sábado, 31 de mayo de 2014

85. Liripio, la campana del trueno

La iglesia de Liripio, situada en una parte alta de la parroquia estradense , está coronada por una campana que tiene sus orígenes en la “campana del trueno”, capaz de ahuyentar tormentas.
El origen de esta creencia se remonta a cuando un pastor de cabras encontró una campana cerca de un pozo conocido con el nombre de Urzal, en una zona silvestre cercana al río Ulla.
La leyenda, que fue recogida por Víctor Lis Quibén y publicada en un artículo titulado “El conjuro de la tronada en Galicia” (Revista de dialectología y tradiciones populares, Madrid, 1953), cuenta que el cabrero ató una de sus cabras a una raíz y al tirar de esta, escuchó el sonido de la campana, que posteriormente fue trasladada luego a la iglesia de Liripio.
Nadie dio importancia a este objeto, hasta que un anciano mendigo escuchó su sonido y, emocionado, se arrodilló y dijo a los vecinos que se trataba de la “campana del trueno”.
La noticia se difundió rápidamente entre los moradores y cada vez que amenazaba tormenta la hacían sonar fuertemente para ahuyentar la tempestad, aunque el objeto estaba deteriorado y sonaba mal. De todos modos, el sonido se escuchaba en todo el entorno, ya que se encuentra en un lugar elevado.
Según cuenta Lis Quibén, un párroco mandó fundir la campana y hacer otra más pequeña, que siguió sonando cada vez que amenazaba una tormenta.

Como llegar
En la carretera que va desde A Estrada a Forcarei (EP-7001), a unos 15 km de A Estrada hay un desvío a la izquierda que conduce a Liripio. Para llegar a la iglesia, lo ideal es perguntar a algún vecino o guiarse por las coordenadas GPS: 42º 37,793' -8 23,907'

sábado, 17 de mayo de 2014

84. Caldas de Reis, las termas del dios Edovio

En esta ocasión visitamos Caldas de Reis, localidad que en tiempos de los romanos se conocía como Aquis Celenis y que, como sugiere su nombre actual, es conocida por sus aguas termales.
Hay varios balnearios en la villa, pero también existe una fuente pública de dos caños, que está ubicada en la calle Laureano Salgado, que mana agua caliente. Fue construida por el Ayuntamiento en 1881 y el agua surge, a unos 50 grados, de la cabeza de dos pequeñas esculturas de leones. 
Pero no es su diseño artístico lo que interesa, sino la creencia en el dios que hacía curativas las aguas para los antiguos habitantes de estas tierras, los cilenos primero y los romanos después.
Para los pueblos antiguos, y los romanos no eran una excepción, las aguas termales poseían propiedades curativas, aunque, independientemente de su composición química, era el dios asociado a la fuente el que propiciaba la curación. Podían ser deidades locales o que se veneraban en todo el imperio romano. En el caso de las termas de Caldas de Reis, la deidad asociada era Endovio, según se pudo constatar por dos aras votivas halladas en las inmediaciones.
Se trata de un dios indígena asociado a las aguas termales, uno de los tres conocidos en la Península, junto con Bormánico y Coventina. Endovio, según los estudiosos, quiere decir "el que calienta". Nada más apropiado.
Una de las aras que confirma que este dios estaba vinculado a las burgas de Caldas de Reis fue hallada en 1798 durante la construcción del Balneario Davila, situado en las proximidades de la fuente. La piedra en cuestión fue utilizada después en una alcantarilla y fue redescubierta a principios del siglo pasado. Se trasladó a Santiago a una exposición que tuvo lugar en 1909 y luego "desapareció". En todo caso, el Balneario Davila tiene una réplica del ara en la parte superior de la fachada.
Más recientemente, en 2009, se encontró una nueva ara votiva -losas que cumplían la función de "agradecimiento" al dios en cuestión por una curación-, también en las proximidades de la fuente pública. Fue durante la obra de un edificio y, según las informaciones publicadas por Diario de Pontevedra, fue salvada por unos vecinos cuando iba a ser arrojada a los escombros. Al parecer, formaba parte del muro de una vivienda de más de 130 años.
Respecto a las propiedades de las aguas, los análisis indican que son sulfuradas cloruro-sódicas hipertermales. Desde el punto de vista médico, están indicadas para afecciones de vías respiratorias, reumáticas, piel, ginecológicas y quirúrgicas.

Qué más ver
En la cercana localidad de Cuntis también brotan aguas termales, por lo que existen balnearios y una fuente pública conocida como "os forniños". Aquí también los romanos alabaron los poderes curativos de las aguas calientes. 
En la fuente, al limpiar la arqueta del nacimiento del agua termal, que brota a 59 grados, aparecieron en 1908 unas 500 monedas romanas muy erosionadas. Aun así, se reconocieron dos de Tiberio, una de Claudio o Nerón, una de Nerva y una de Constanti­. Además, en las proximidades de la fuente se encontraron dos aras votivas con idéntico texto.

Cómo llegar
Entrando en Caldas de Reis desde Pontevedra, después de cruzar el puente sobre el río Umia, la calle Laureano Salgado es la primera a la izquierda. A 50 metros está la fuente.
GPS: 42.603652  -8.642976


viernes, 9 de mayo de 2014

La exposición, en el Museo Torres de Marín

La exposición fotográfica del libro estará hasta el 23 de mayo en el Museo Torres de Marín. Entrada libre.
En 50 lugares mágicos de Galicia se incluyen dos lugares de Marín, el petroglifo de Mogor y San Blas de Aguete. Esta última es una de las fotografías que integran la muestra.