jueves, 1 de septiembre de 2016

99. Taboadela, la fértil 'cama de San Juan'

A lo largo y ancho de la geografía gallega existen decenas de rocas que la tradición popular atribuye a 'camas de santos' (o vírgenes). Las leyendas las vinculan al paso de mismísimo santo por la localidad. Generalmente tienen formas caprichosas, están cerca de una ermita y se le atribuyen propiedades curativas o de propiciar la fertilidad. Visitamos en esta ocasión una de ellas, en la localidad ourensana de Taboadela (a pocos kilómetros de la capital), que se relaciona con San Juan y que cumple con todos estos requisitos. Incluso con alguno más.
Está situada junto a la capilla dedicada al santo, saliendo de la localidad en dirección Verín. Hay un desvío a la derecha en el kilómetro 17,3 (de la OU-40) que lleva directamente al monte dedicado a este santo.
Parte superior de la 'cama de San Juan'
La pista conduce a una gran explanada de aparcamiento y en una cota más elevada, a la que se accede a través de unas escaleras, está la pequeña iglesia y, aun más arriba, un monumento dedicado a la familia, junto a un modesto mirador.
El entorno está acondicionado para pasar un día de romería, ya que cuenta con mesas de piedra en el entorno e incluso hay un chiringuito en las proximidades.
Pero la 'cama de San Juan' está en la explanada, justo al lado de un sencillo cobertizo. Se trata de una piedra inclinada que, en la parte superior tiene un ligero bajorrelieve que simula -aproximadamente- una forma humana.
Como en tantas otras, las parejas que deseaban tener descendencia debían realizar el acto sexual sobre esta roca en una noche cualquiera. Pero si se hace en la noche de San Juan, el resultado será un hijo varón, según recoge la tradición.

GPS: 42º 14,439' -7º 49,238'