martes, 25 de marzo de 2014

83. La Cruz de Daniel del monte Castelo

Hoy visitamos el monte Castelo, en el municipio de Cotobade. En la subida, recomendable solo en todoterreno, bicicleta o andando, encontraremos una cruz grabada en la roca, que es conocida como Cruz de Daniel. Está en altorrelieve, esculpida sobre una piedra que parece estar apoyada en equilibrio sobre otra. Los vecinos del lugar solo conocen algunos retazos de la historia que motivó esta cruz. Los únicos datos que tiene son unas iniciales, "F.D." y una fecha, 1903. Dicen que la talla fue sufragada por los vecinos en honor a un pastor llamado Daniel, que habría muerto de frío en ese lugar.
Intenté buscar algunos datos más sobre esta cruz y su protagonista, incluso llegué a hablar con uno de los familiares, pero nadie recuerda más datos que los que son conocidos por la tradición popular.
Sin embargo, hay otra historia curiosa que bien podría encajar con la del pastor del monte Castelo, aunque tiene algunas diferencias.
El médico Víctor Lis Quibén, en un artículo publicado en 1953 en la Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, cuenta una historia que le relataron y que tiene como protagonista a un pastor que llevaba su ganado al monte Castelo.
Bajo el título "El conjuro de la tronada en Galicia", Lis Quibén cuenta que un Lunes de Pascua, un pastor -del que no da el nombre- iba a llevar a su rebaño a este monte, cuando se encontró a una anciana que iba a misa. La mujer le recriminó que porqué no asistía al oficio religioso antes de llevar al ganado, ya que le daría tiempo a hacer ambas cosas. 


El joven pastor no solo no le hizo caso, sino que contestó mal a la anciana y subió con sus ovejas al monte. Fue allí cuando le sorprendió una tormenta y tuvo que refugiarse -junto con los animales- bajo una de las numerosas piedras que existen. Un rayo cayó sobre la roca y la partió. La mayoría de las ovejas murieron y él fue encontrado por unos vecinos y llevado inconsciente a su casa. Lis Quibén dice que los vecinos interpretaron este hecho como una especie de castigo divino y que desde ese momento el Lunes de Pascua fue festivo en la parroquia de Viascón, mientras que en las limítrofes no lo era. De todos modos, eso hoy no ocurre, aunque se entiende que sí era festivo cuando publicó el artículo, en 1953. Además, sitúa la historia del pastor sobre 1911.
¿Se trata de la misma historia?
Tiene en común que el protagonista es un pastor en monte Castelo, en una fecha aproximadamente similar, ya que la diferencia entre 1903 y 1911 puede ser por entre cuando fue escrito el artículo y cuando fue publicado.
La diferencia es que el pastor muere de frío en uno de los relatos y en otro dice que fue llevado a su casa y que solo el ganado murió.
En todo caso, una subida hasta la Cruz de Daniel nos permitirá unas inmejorables vistas sobre las parroquias cotobadesas de Tenorio y Viascón y el escenario de una o dos historias de leyenda.
Cómo llegar
Lo más conveniente es preguntar desde Castro, en la parroquia de Tenorio-Cotobade, a la que se llega por la N-541 desde Pontevedra.

GPS: 42.467366,-8.537185

lunes, 10 de marzo de 2014

82. Rebordáns, una Virgen de piedra en el Camino

Muchas iglesias y santuarios de la Península Ibérica tienen una leyenda fundacional que se parece entre sí, en la que una imagen hallada en una fuente, un río, un árbol u otro lugar cualquiera es llevada al templo más próximo y, como si ocurriese un hecho sobrenatural, regresaba misteriosamente al lugar donde fue encontrada. Finalmente, este hecho se interpretaba como la necesidad de construir una capilla en el punto del hallazgo.
La historia del templo que visitamos hoy tiene esa base legendaria, aunque –en principio-, era una piedra y no una imagen santa la que siempre retornaba al lugar de origen.
En esta ocasión hacemos una parada en la iglesia de la Virgen del Camino (Virxe do Camiño) de Rebordáns, en la localidad pontevedresa de Tui. Es una sencilla capilla del siglo XVII, construida sobre otra anterior, que se encuentra en el Camino de Santiago, concretamente en el itinerario portugués, a su paso por la localidad fronteriza.
Presidiendo el altar se encuentra una imagen de la Virgen, que aunque está policromada, en su interior es de piedra tallada.
Dicen que unas chavalas que paseaban cerca del río Miño vieron una piedra y la arrojaron al cauce. Al día siguiente, pasaron otra vez, y la roca estaba en su posición original, por lo que volvieron a empujarla al río. Así ocurrió varias veces, hasta que unas personas decidieron trasladarla a Portugal sobre un carro de bueyes. Aunque cambiaron de animales, las bestias siempre se detenían donde hoy es la iglesia de Virxe do Camiño, así que decidieron construir allí una iglesia. Finalmente, un artesano talló la piedra en cuestión con la forma de la Virgen.
La imagen tiene el aspecto de las “de leche”, es decir, tiene al niño en brazos en posición de darle el pecho. Además de “peregrina”, también es conocida como “de la tierra”, ya que otra leyenda dice que los vecinos la enterraron para ocultarla de las "razzias" musulmanas, y años después fue hallada.
La imagen tenía una gran fama de sanadora y a la romería, que se celebra el 15 de agosto, acudían muchas mujeres del país vecino, especialmente las que tenían un hijo de corta edad.

La leyenda

Es evidente que el relato legendario que sirve de base a esta iglesia se parece en gran medida a las leyendas de otras muchas localidades de la Península. Asimismo, el detalle de los bueyes es recurrente en otros relatos populares, como el de la ubicación del sepulcro del Apóstol Santiago (41), la Virgen de A Franqueira (4) o la del "Santo Grial" de O Cebreiro (1).

Cómo llegar

La capilla está cerca de la antigua carretera (no la autovía) Tui-O Porriño. La referencia es el concesionario de Renault que está sobre la vía, en la parroquia de Rebordáns. Unos metros antes se encuentra un desvío y a pocos metros está la iglesia.

GPS: 42.065884,-8.638446