sábado, 16 de noviembre de 2013

80. Las piedras del atrio de Monte Alba



Ermita, atrio y vistas sobre la ría de Vigo
En la parroquia viguesa de Valadares existen dos montes –Alba y Cepudo- desde donde se divisan inmejorables vistas sobre la ría de Vigo, la ciudad olívica, las islas Cïes y, si el día está claro, incluso se ve parte de la ría de Arousa. En la parte más alta del primero de los montes, que tiene una forma cónica casi perfecta, existe una sencilla capilla erigida por el primer marqués de Valadares, Diego Sarmiento, en 1680 y dedicada a Nosa Señora de Alba.
En esta pequeña capilla se recuperó hace poco la romería, que tiene como días principales el 24 de agosto y el 8 de septiembre.
Antonio Rodríguez Fraiz, que recopiló numerosas tradiciones de los santuarios de Galicia, cuenta que en esta romería, en los años 50 del siglo pasado, los asistentes acudían para pedir solución a enfermedades pulmonares, dolores de cabeza y estómago. Los devotos de la virgen de Alba pasaban el pañuelo por la imagen y pasaban por debajo, como ocurre aun hoy en día en numerosos santuarios gallegos. Incluso ofrecer una mortaja o andar de rodillas alrededor de la capilla.
Escaleras de subida al Alba
Además, Rodríguez Fraiz señala que se realizaba un rito curativo, fuera de los días de romería, que consistía en hacer unas muescas en la puerta de la pequeña iglesia y luego tirar una piedra del muro del atrio monte abajo, según las indicaciones de un “brujo”.  Tanto era así, que el párroco de entonces se quejaba de que todos los años tenía que reconstruir el muro del atrio.

Cómo llegar
Hay que tomar la carretera Vigo-Vincios, que comienza en el cementerio vigués de Pereiró. Tras pasar el núcleo urbano de Valadares, frente a una farmacia, hay un desvío a la derecha indicando la subida al Alba. La carretera lleva al Cepudo, pero antes de llegar a la cima hay un desvío a la izquierda con una señal de dirección prohibida.

GPS: 42.172532,-8.73613